Saltar al contenido

Los 3 principios básicos que maneja todo Day Trader

Los 3 principios básicos que maneja todo Day Trader

Muchos adoran el perfil del Day Trader puesto que les ofrece “rentabilidad instantánea”.

El que te vendan: “verás ganancias en un día” resulta una oferta atrayente, mas, no menos falsa.

Si bien el Day Trader labora día con día, hay que verle la otra cara a esa reluciente moneda.

¿Se tiene madera para ser trader intradiario?; ¿Manejas los principios y tecnicismos del trading?;¿tienes larga experiencia en trading o bien eres un trader practicante?

Todas y cada una estas preguntas son un buen inicio ya antes de ni tan siquiera pensar en ser Day Trader.

Aparte de que, las “ganancias al instante” solo llegarán si se tienen presente solo tres principios básicos.

Los 3 principios básicos que maneja todo Day Trader
Los 3 principios básicos que maneja todo Day Trader

¿Quién es un Day Trader?

Un Day Trader lo define un profesional de trading que negocia la adquisición y venta de instrumentos financieros en un mismo día.

Su objetivo es el mismo que otros géneros de trader: lograr beneficios económicos en la alteración del valor de ese instrumento negociado.

Puede operar con todo tipo de activos de inversión: acciones, Forex, criptomonedas, o materias primas, del mismo modo que sus derivados: futuros, contratos por diferencia…

Lo que diferencia al Day Trader del resto es que sus operaciones abren y cierran en un mismo día, a la par del horario del mercado bursátil.

Day Trader, trading intradiario, o bien, scalping. Todos son sinónimos relacionados en torno al mismo profesional.

La primordial ventaja del Day Trader es que los beneficios económicos se ven al día, al momento. De verdad, hay traders intradiario que abren y cierran una negociación en solo segundos.

Mas, ese factor de inmediatez es el que genera su alto grado de dificultad.

El Day Trader debe ser una persona capaz de enfrentar con entereza los diferentes panoramas del mercado.

Saber tener control de sus emociones, en las buenas y en las malas.
Metódico, ambicioso, profesional…

Hay múltiples razones a tener en consideración antes de saltar al rodeo siendo un trader intra-diario. Aquí las hemos resumido en 3 principios básicos.

Ser uno con el mercado

El Day Trader ha de ser frente a un profesional experimentado, o, de lo contrario, enormemente conocedor del mercado.

Tiene que saber de análisis técnico, análisis esencial, volatilidad, sin mentar la obviedad: saber de la A a la Z de los diferentes instrumentos y derivados financieros.

¿Cuáles son más peligrosos?; ¿Cuál es su apalancamiento promedio?; ¿Qué es apalancamiento?

Un Day Trader es alguien que reconoce hasta el último punto que fluctua en las Bolsas de Valores. Es uno con el mercado.

Esto es lo que evitará que terminé con las ilusiones destruidas, y, publicando comentarios en publicaciones como: El peor negocio del planeta es ser Day Trader.

El tiempo es solo uno de tus principales recursos

Posiblemente la característica de abrir y cerrar operaciones en un mismo día, y también, aun, en pocos segundos, sea lo primordial con lo que se habitúa a distinguir a un Day Trader.

No obstante, el tiempo es la punta del iceberg. Es solo uno de los principales recursos con los que cuenta. No todos.

Análisis, desempeño, resiliencia. Son otros esenciales valores con los que el Day Trader debe empezar y terminar cada jornada.

El análisis es la llave que le abre miles y miles de ocasiones durante la toma de resoluciones para cerrar y abrir operaciones, el desempeño va a facilitar manejarse de una a otra negociación, saber cuánto aguardar, tanto en cuestión de tiempo como de ganancia lograda.

Y sobre todo, resiliencia. Saber de qué forma concluir viendo el vacío medio lleno, en lugar de medio vacío.

El Day Trader debe saber inspeccionar sus emociones bien sea cuando se presente una buena o una mala operación.

Sabe tanto recobrarse de las caídas como hasta dónde persistir dejando ir una de posibles y futuras tantas victorias.

Establécete objetivos de perdida…

Como asimismo objetivos de ganancia. Prestar atención a los puntos suspensivos.

Esto es, cualquier buena idea tiene pase directo al fracaso cuando se comienza sin un plan, sin objetivos.

Lo mismo ocurre al empezar en trading. Siendo o bien no, trader intradiario, resulta una completa insensatez comenzar a estudiar sobre Forex o sobre apalancamiento sin de veras trazarnos un plan de actuación.

¿Por qué? Por el hecho de que vamos a estar comenzando un camino a ciegas, sin proyecciones que nos aseveren, si lo hacemos bien, o bien si lo hacemos mal, libres de una auténtica guía que pudiera ahorrarnos horas y horas de nuestro ya valioso tiempo.

A eso se le suma lo volátil que por naturaleza es el mercado bursátil. Empezaremos a ciegas en un terreno indómito. ¿Qué tan mal plan suena eso?

Tras todo, el estratega en marketing y asimismo inversión day trader profesional, Borja Muñoz, bien aseveró una vez:

“Marcarse la meta de vivir en el trading intradía es real”.

“El objetivo de vivir…” ¿Es el tuyo asimismo? Y si lo pones en duda, ¿quiénes somos nosotros para desmentir esa experiencia?

La clave está en que cuando se hace trading hay que tener incesantes esos principios básicos que te he mencionado, puesto que en caso contrario, solo terminarás publicando un comentario de su poco afortunada experiencia.